Invita y Organiza:

Seminario

SEMINARIO
¿GÉNERO EN EL PODER? EL CHILE DE MICHELLE BACHELET


“¡Quién lo hubiera pensado! Hoy le habla a este Congreso Pleno una mujer Presidenta. Aquí están mis diez Ministras y mis quince Subsecretarias. Aquí está, como lo prometí durante la campaña, el primer gobierno paritario de toda nuestra historia.”
(Presidenta Michelle Bachelet, discurso ante el Congreso Pleno, 21 de mayo de 2006)

Parecía una fantasía imaginar la elección de una mujer para la Presidencia en el año 2005. La elección de Michelle Bachelet con una amplia mayoría de respaldo popular fue una sorpresa para muchos  analistas nacionales y extranjeros que auguraban una derrota, señalando que el país “no estaba preparado” para ser gobernado por una mujer. Estaban muy equivocados.

La Presidenta Bachelet es una mujer de características partículares: no sólo es socialista , sino además agnóstica, madre soltera y alejada del estereotipo esperable en un país de raigambre católica y machista.

michelle-bachelet-1Hoy, a un año de terminar su mandato, cuenta con un respaldo histórico del 67%  de la población según lo reveló la más reciente encuesta de Adimark. Todo ello en un escenario de crisis de los partidos políticos, cuando la economía mundial sufre el mayor terremotos desde los años 30 y se suceden en América Latina procesos políticos y sociales nuevos.

El triunfo de Michelle Bachelet no sólo fue un hecho político. Al ocupar la más alta dignidad del Estado, reservada -hasta entones- a los varones, ha tenido un impacto en la subjetividad de mujeres y hombres. Su Programa de Gobierno busca la construcción de una sociedad más equitativa e inclusiva y recoge una noción de “equidad de género” que combina justicia social con la superación de los desequilibrios ente los géneros,

En diversas oportunidades ha reflexionado sobre su condición de mujer en política, insistiendo en el aporte que hacen las mujeres a la política en su conjunto y por lo tanto, en la necesidad de aumentar su presencia.

Pero también se han hecho presentes diversas “tensiones culturales”. Es evidente que algo cambió de modo dramático en el balance de poder simbólico entre las mujeres y los hombres en el país. La subversión del “orden de las cosas” al tener una mujer, una figura femenina maternal, en el lugar del falo organizador de las relaciones sociales, síntesis del poder social, ha tenido consecuencias significativas en distintos ámbitos.

De hecho, si ya había sido difícil para la clase política, y en especial para las cúpulas partidarias, aceptar que Bachelet era su única posibilidad de ganar las elecciones presidenciales de 2005, su ejercicio del poder con otros códigos ha sido problemático. Bien merecerían un análisis psicoanalítico muchas acciones y actitudes de líderes varones de larga trayectoria política frente a esta figura maternal. Pero más allá de este clima enrarecido y de confrontación, al que se agregan el impacto de la crisis económica y la nueva coyuntura electoral orquestados por los medios de comunicación, las y los chilenos aprueban crecientemente la gestión del gobierno y valoran los atributos personales de la Presidenta y su liderazgo.

Cuando transcurre el último año del gobierno de la Presidenta Bachelet, se hace necesario reflexionar -en clave de género- sobre qué ha sucedido en nuestro país en este período. También es pertinente compararlo con las experiencias de Argentina y Alemania, gobernados por mujeres, y con países con gobiernos y legislaciones paritarias, como el caso de España.

En esa dirección, este seminario busca responder a diversas preguntas:

  • ¿Cuáles han sido los avances en la agenda del Gobierno, en especial en cuanto a equidad de género y justicia social?
  • ¿Qué impacto ha tenido en hombres y mujeres el gobierno de Bachelet?
  • ¿Asiste el país a una transformación social relevante?
  • ¿Hay novedades en la política con una mujer Presidenta, en Chile y en otros países?
  • ¿Tienen futuro las leyes de igualdad y los gobiernos paritarios?